En el Informe del WEF “The Future of Jobs, Employment, Skills and Work forcé for de Fourth Industrial Revolution” presentado en enero de 2016 en el Foro de Davos y que ha tenido una repercusión mundial directamente en los foros de empleo y sobretodo en organizaciones y empresas, administración y gobiernos, aventuraba como sería la situación del empleo laboral a consecuencia del despliegue de la cuarta revolución industrial.

Este supone la desaparición de 7.1 millones de empleos y la creación de 2.1 millones de nuevos empleos en nuevos roles profesionales entre 2015 y 2020, debido a la automatización de tareas y desaparición de intermediarios. En resumen, una pérdida de 5 millones de empleos para 2020.

“La innovación siempre es perturbadora y todas las tecnologías que se han inventado han provocado grandes temores… La respuesta necesita ser el triunfo de la esperanza sobre el temor”.

Sheryl Sandberg

La naturaleza del trabajo cambiará, como lo hizo en las revoluciones previas (primera, segunda y tercera revolución industrial). Pienso que debemos concentrarnos menos en la pérdida de empleos y más en dotar a nuestros empleados y a las futuras generaciones en dotarlas de nuevas habilidades y competencias adecuadas a la cuarta revolución industrial.

La cuarta revolución industrial creará un excedente económico y oportunidades para el espíritu empresarial. Las corporaciones tienen la responsabilidad de desarrollar soluciones que beneficien a todos, pero lo harán solo si los proyectos producen ganancias.

¿Cómo debemos enfrentar el cambio? Sabemos que vivimos en épocas en que la transformación de la industria y sus efectos en las personas, modelos de negocio, estructuras, etc. es de cambio permanente y por ello las organizaciones deben adaptarse de manera continua e imponer el cambio a una fuerza laboral reacia y temerosa a enfrentarlo. Pero también las organizaciones, manejan mal el cambio, reaccionando sólo ante la crisis, centrándose en los resultados a corto plazo o adoptando un enfoque de excepción.

Las organizaciones deben concentrarse a cambiar la actitud de las personas ante las trasformaciones y cambios. Para ello requerimos:
a) Empoderar a los empleados en nuevas funciones con la capacitación y desarrollo de habilidades necesaria para cumplirlas.
b) Infundir una cultura de aprendizaje continuo, pues el cambio constante requiere habilidades y conocimientos actualizados.
c) Fomentar el liderazgo influyente, que permita la participación de todos.

Av. Nicolás Arriola 314 Of. 1104 - Centro Empresarial Santa Catalina