El emprendimiento dicen está muy enraizado en nuestra sociedad, “según el GEM ( Global Entrepreneurship Monitor) el Perú tiene una Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) de 25.1%, por encima de la TEA de Latinoamérica (18.8%), lo que lo lleva al cuarto lugar en emprendimiento en Latinoamérica (periodo 2016 – 2017)” ; sin embargo estos resultados deben ser tomados con mucha cautela porque hay varios factores que pueden influenciar en su real significado, entender el emprendimiento es reconocer que brinda la posibilidad de generar mayor empleo y por ende aporta cada vez más al producto bruto interno, dinamiza la industria y va muy de la mano con los ratios de innovación. 

El emprendedurismo tiene de por sí mayor nivel de innovación frente a la mediana y gran empresa tradicional, es importante darle de parte del estado todas las condiciones adecuadas para incentivar la creación de empresas con mayor rapidez pero también por velar que sean consistentes en el tiempo y alargar el tiempo de vida promedio de las pequeñas empresa el cual está cerca del 10%, es decir una de cada diez negocios al terminado del segundo años está vigente; eso demuestra que no tienen acompañamiento y que el esfuerzo inicial para sacar adelante el proyecto se diluye con él tiempo. Es aquí entonces donde las condiciones y entorno deben sumar y hacer tangible ideas innovadoras a mediano y largo plazo.

Por otro lado tenemos los ratios de innovación. “Según el Índice Global de Innovación 2017, Perú está en el puesto 70 de 127 economías analizadas y entre los países de América Latina y el Caribe, Perú ocupa el cuarto lugar”.
En el mundo de las microfinanzas vemos como muchas de las instituciones que forman parte de este gran sector constantemente dirigen todo su portfolio en buscar atender a emprendedores y pymes con el propósito de supervivencia y bienestar económico. Esto ha originado que se incentive la colocación de créditos de manera más ágil.

Entonces ¿Cómo podemos buscar elevar el ratio de éxito de los emprendimientos?, Una de las evidentes soluciones es asegurar que estos emprendimientos respondan a un plan de negocios serio y consistente y que sean acompañados en el proceso del mismo.  El diseñar un plan de negocio real, cercano y sobre todo aterrizado permite tener claro los objetivos y la propuesta de valor. 

Desde hace ya hace unos años atrás Alexander Osterwalder generó una herramienta que a través de plantilla permite desarrollar un plan de negocio teniendo como eje principal el diseño de una propuesta de valor, esta es el business model canvas, en la actualidad existen una serie de variaciones del mismo sin embargo el espíritu de la herramienta original se mantiene vigente ya sea por su simplicidad, por ser altamente visual, se adapta a cualquier empresa, permite el trabajo en equipo, y porque tiene un enfoque integral y en el cual en una hoja uno puede plasmar diferentes dimensiones del plan a desarrollar.

El BMC (Business model canvas)  está compuesto por 9 diferentes escenarios, partes o bloques los cuales responden a 3 preguntas básicas, el quién, qué, cómo y el cuánto. 
La parte del Quién está compuesta por tres partes
•    Segmentos de clientes de clientes, es decir a quién voy a satisfacer con mis productos o servicio, siendo ellos quizás un tipo o varios segmentos de clientes
•    Canales, es decir todos los medio con los que llego a los segmentos de clientes
•    Relación con clientes, es decir qué tipo de relación o contacto quiero crear y tener con el segmento de clientes 
La parte del Qué está compuesta por la parte más importante de todo negocio 
•     Propuesta de Valor, que es lo que la distingue a la propuesta de los competidores del mercado. Los atributos de una propuesta de valor pueden estar radicadas en la novedad, el rendimiento, la personalización, desempeño, diseño, marca / estado, precio, reducción de costos, reducción de riesgos, accesibilidad y comodidad / facilidad de uso
La parte del Cómo está compuesta por tres partes 
•    Actividades clave, las actividades más relevantes en la ejecución de la propuesta definida
•    Recursos clave, lo que se necesita para llevar a cabo la propuesta de valor pudiendo ser, humano, físico, intelectual o financiero
•    Alianzas clave, muchas veces llevar a cabo la propuesta demanda que hagamos sinergia con otras empresas, esto con el fin de minimizar riesgos, potenciar la propuesta optimizar procesos, etc.
La parte del Cuánto está compuesta por dos partes 
•    Estructura de costos, donde se plasma los principales costos que se debe asumir en el proyecto
•    Fuente de Ingresos, las maneras de generar flujos de ingresos

El orden de enfrentar el BMC varía, no existe un patrón rígido a seguir más sí una recomendación en cuanto al orden que sugiere el siguiente: segmento de clientes, propuesta de valor, canales, relación con cliente, fuente de ingresos, recursos clave, actividades clave, alianzas clave y finalmente estructura de costos.  
En el sector de las microfinanzas nos topamos día a día con grandes emprendedores que de manera empírica desarrollaron su modelo de negocio y ahora son grandes empresas consolidadas y de gran éxito. Son estas personas que recorrieron un largo camino para detectar y potenciar su ventaja competitiva y aprender del entorno para sacar adelante su emprendimiento. 

Dominar y alentar el uso del BMC no asegura éxito alguno, sin embargo permite visualizar de manera más práctica un proyecto y por ende ejecutarlo. Hoy en día se tiene esta herramienta que permite el anticipar errores y enmendarlos rápidamente, entonces ¿Por qué no usarla y ayudar a usarla?
Es papel de las empresa privadas que participan del sector microfinanciero poder atender a esos emprendedores ofertándoles productos ad hoc y también educando a sus clientes para que sean exitosos y prolonguen su tiempo de vida, este acto de responsabilidad va a permitir el acompañamiento y fidelizar a sus clientes de hoy y a los que serán el día de mañana.

La educación de clientes a través de talleres y cursos son una acción contaste que ya está muy aplicada y con muy buenos resultados, se ha creado incluso la universidad del emprendedor, ahora el acompañamiento en el proceso es necesario para la empresa del emprendedor, para la empresa financiera y sobre todo para el país.


Por Iván Oviedo R.
Gerente Comercial y Marketing de EED

Av. Nicolás Arriola 314 Of. 1104 - Centro Empresarial Santa Catalina

Hola, bienvenido a EED - Escuela Empresarial Digital ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by